Dr. German Conte Lavergne

Otorrinolaringologìa / Otologìa y Neurotologìa

Laringotraqueobronquitis

Laringotraqueobronquitis

Las vías respiratorias altas de los niños, comparadas con las de los adultos, son más susceptibles a la obstrucción del paso del aire. El calibre de sus vías es más pequeño, por lo que es fácil que ante infecciones se colapsen y produzcan diferentes grados de obstrucción.

Aunque existen muchas enfermedades que pueden causar una obstrucción aguda de las vías respiratorias altas, la más frecuente es la laringitis infantil o crup (que significa «llanto fuerte»). Es una enfermedad respiratoria caracterizada por la existencia de estridor inspiratorio («ruido ronco al respirar»), tos ronca perruna o metálica, afonía y dificultad para respirar, secundarios a la inflamación de la laringe y de la zona por debajo de las cuerdas vocales. Aunque en la mayoría de las ocasiones es un cuadro leve y autolimitado, puede ocasionar un cuadro obstructivo grave de las vías respiratorias.

Existen diferentes formas de presentación. Las más frecuentes son:

• Laringotraqueitis aguda. De origen viral, se inicia con síntomas catarrales, y se desarrolla posteriormente. Ocasiona una obstrucción de la vía aérea superior de intensidad variable.
• Crup espasmódico. Suele presentarse súbitamente, sin síntomas previos; en general se produce de noche y los episodios suelen repetirse.

La mayoría de estas laringitis infantiles están causadas por los virus parainfluenza (tipo 1, 2 y 3), y con menos frecuencia otros como el respiratorio sincitial respiratorio (VRS), el virus de la influenza (A y B), adenovirus, rinovirus o enterovirus.
El estrechamiento de la laringe, además de causar dificultad para respirar, produce un ruido ronco inspiratorio, también conocido como estridor. La inflamación y la disminución de la función de las cuerdas vocales origina otro de los síntomas característicos de esta enfermedad: la afonía. La inflamación puede extenderse hasta los bronquios (laringotraqueobronquitis aguda).

La laringitotraqueitis es más frecuente en los niños entre los seis meses y tres años, durante la temporada lluviosa. Suele comenzar como una infección de las vías respiratorias altas con tos y mucosidad que en uno o dos días se transforma en el cuadro típico con tos ronca, estridor inspiratorio, afonía y dificultad para respirar de intensidad variable; es frecuente un empeoramiento nocturno de los síntomas. La fiebre es un signo común, que generalmente no suele pasar de 39,5ºC.

Se requiera manejo medico de esta enfermedad, principalmente basado en el uso de corticoides.

Add comment